La Nueva Era

En esta nueva era de progreso todo va muy rápido, pero lo que no sé es si va hacia delante o hacia atrás. Tenemos cada vez más cosas pero las disfrutamos menos, tenemos más canales de comunicación pero cada vez nos hablamos y nos escuchamos menos, tenemos pisos enormes para no ser mas que dos en la familia, tenemos muchos conocidos pero pocos amigos de verdad, tenemos cada vez más vicios pero no disfrutamos de una charla tranquila con una copa y un amigo, poseemos casi todas las cosa materiales que queremos, pero no valoramos a las personas que tenemos al lado. Nos quejamos demasiado, tenemos mal humor, nos reímos poco, aunque sea de nosotros, humillamos al de al lado para así ser nosotros mejores, sin darnos cuenta que somos mejores cuanto más mejoramos a los que están a nuestro alrededor. Hablamos muchas tonterías pero no tenemos tiempo para hablar con Dios. Lloramos poco de alegría, pero nos alegramos mucho del mal de los demás.
Por qué coño no empezamos a sentirnos vivos para que la vida que hemos perdido vuelva a venir a nosotros, por qué no comernos un trozo de pan con aceite en paz, disfrutando de lo que ganamos y dejamos de engullir comida que está de moda o es más chik porque nos la dan servida, por qué no somos capaces de ver una puesta de sol y emocionarnos con lo que vemos, con la grandeza que nos rodea y que la estamos destrozando. Por qué es tan difícil decirle a los que están a tu lado que los quieres y hacerlo mientras sale del corazón. Muchas veces tenemos lo más importante a nuestro lado y no nos damos cuenta. Intentemos hablar con la persona que siempre nos encontramos en la misma tienda día tras día, a aquel que ves solo cuando vas a tomar café, a aquel que parece más débil sin importarte qué dirá ese supuesto amigo con el que vas. Intentemos arreglar este mundo perfecto que Dios nos dio y que nosotros solos nos estamos encargando de deshumanizarlo. Seamos humanos y entonces observaremos que la cara se mueve y los labios se curvan, es una sonrisa. Por qué no lo intentamos, yo creo que merece la pena y tú. Yo voy a intentarlo.
Fco. José Villar.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Y volvieron a su casa...

Y tras una larga estancia en su otra casa, en su casa de hermandad, volvieron a su parroquia para que todo su barrio les recen en estos tiempos tan difíciles. Gracias a Enrique Pérez por sus fotografías. Aquí os dejo algunas.
y como siempre la maestría de su vestidor José de Haro que ha puesto al Maestro con una expresión pocas veces vista
Y con esa cara morena que a tantos nos enamoró
el Padre de la Iglesia
y esa morena de ojos verdes que nos tiene enamorao el corazón


Está tan guapa como siempre en su capilla


Ahora hace falta que estemos con ellos y vayamos a rezarles a su remodelada casa para pedirle por todos nosotros y en especial por aquellos que lo están pasando mal.